Miguel Saredi: “El 9 de junio de 1956 y la grieta argentina”

Actualidad Política

El 9 de junio de 1956 fue un día en se que profundizó la brecha, la grieta y las diferencias entre los argentinos.

Ese día hubo un levantamiento cívico-militar conducido por el general Juan José Valle con el fin de derrocar a la dictadura, autodenominada “Revolución Libertadora”.

El levantamiento de Valle comienza e integra el proceso más amplio conocido como: la “Resistencia Peronista”.

El levantamiento fue rápidamente controlado esa misma noche, y la dictadura dispuso castigar severamente a los rebeldes mediante el fusilamiento del propio general Valle, y quince militares sublevados, así como el fusilamiento clandestino de dieciocho civiles, en las localidades bonaerenses de Lanús, y José Leon Suarez.

Los fusilamientos clandestinos permanecieron desconocidos hasta que el periodista Rodolfo Walsh descubrió e investigó lo que se había producido en José León Suárez, publicando su investigación en 1957 a través de un histórico relato novelado titulado “Operación masacre”.

Debido a los fusilamientos con los que la Revolución Libertadora reprimió el levantamiento de Valle, se generalizó entre los peronistas la denominación de la dictadura como Revolución Fusiladora.

La verdad es que había perdido en la interna militar el Gral Lonardi, quien había propuesto : “ni vencedores ni vencidos”, después del golpe de 1955.

Cómo pasa en la actualidad, parece que no hubiera espacio para unir, construir, y sostener nuestras diferencias, sin violencia física, moral y hasta verbal.

Los hechos del 9 de junio profundizaron nuestras diferencias, y fueron una de las tantas causas de los múltiples hechos de sangre en las décadas siguientes.

Hoy esta violencia es solo verbal, y en las redes; también en algunas declaraciones de dirigentes o militantes de algunos de los sectores en pugna, pero además de la gravedad de los antecedentes queda el recuerdo amargo y permanente de no poder construir una Nación, si entre todos, no podemos consensuar un proyecto colectivo y superador.

Podemos pensar distinto, pero debemos permitir que nuestras ideas y accionar fluyan, y discutan, pero sin destruir todo lo que hace, o intenta el otro.

No tenemos oportunidad con este nivel de enfrentamiento, sin estructuras partidarias transparentes, con democracia interna, y que permitan el disenso, la Republica, y la alternancia.

Miguel Saredi

www.miguelsaredi.com

Partido Federal

553visitas

MAS NOTICIAS

La UNLaM ya elaboró más de 3.600 máscaras de protección facial

Comenta con tu cuenta de Facebook