El Hospital Garrahan se fortalece antes del pico de la Pandemia

Actualidad

La Asociación de Profesionales y Técnicos del Hospital Garrahan dijo que “tenemos presente que nuestro mayor peligro de contagio será el comunitario y que  nuestra población de pacientes está conformada en un alto porcentaje por niños inmunocomprometidos a quienes debemos proteger” y en ese contexto celebraron los avances en la preparación ante el COVID-19 pero remarcaron los temas pendientes.

La Asociación de Profesionales y Técnicos (civil y gremial) del Hospital Garrahan, que nuclea a enfermeras, farmacéuticos, bioquímicos, nutricionistas, kinesiólogos, médicos, técnicos de rayos, técnicos de laboratorio, psicólogos, entre otros, informó mediante un comunicado qué mejoras se están realizando en los planteles de atención de este importante centro de salud y resaltó los puntos pendientes que faltan mejorar y que ya han solicitado a las autoridades, en el marco de la tarea de enfrentar de la mejor manera porque “la pandemia nos encontró fragmentados, precarizados, con salarios depreciados sin una dotación adecuada de personal y con un equipo de salud claramente dividido”.

“Tenemos presente  que nuestro mayor peligro de contagio será el comunitario, y que  nuestra población de pacientes está conformada en un alto porcentaje por niños inmunocomprometidos a quienes debemos proteger” y “hasta el momento en nuestro hospital se registraron 3 casos de profesionales Covid+, quienes fueron aislados con seguimiento de contactos” y “al día de hoy no tenemos nuevos casos de pacientes o trabajadores Covid+”.

“Desde la Asociación de  Profesionales y Técnicos civil y gremial mantenemos un rol activo” ante la pandemia de coronavirus “canalizando los reclamos hacia las autoridades del nuevo Consejo de Administración, con quienes nos mantenemos en comunicación constante desde el día cero” y con quienes “estamos logrando que se mejore la comunicación y que se entreguen los Elementos de Protección Personal (EPP) en base a protocolos y procedimientos de trabajo seguro para cada puesto”.

“Ante el reclamo de la situación crítica en la dotación de enfermería, logramos que se empiecen a incorporar 120 enfermeros en dos tandas de 60. De acuerdo al déficit previo nosotros calculamos que serian necesarios 390 en total. Logramos que llegue la capacitación en forma más fluida y que se nos entrene  para poder afrontar la atención de pacientes con Covid-19.

Elevamos los reclamos del sector del Centro de Atención Integral del Paciente Hemato-Oncológico (CAIPHO), para que se los escuche en sus reclamos de elementos de protección y dotación”, información.

“Conseguimos respuesta al pedido de contención psicosocial  para el equipo de salud. Se creó recientemente la Unidad de Género y Salud en el Trabajo, que aborda las Dimensiones e Implicancias Psicosociales durante el COVID-19 y que tiene el objetivo dar respuesta a situaciones de Violencia basada en género, el acoso laboral y/o sexual en el ámbito de nuestro hospital”, comunicaron.

En esa línea, revelaron que “en esta semana se logró incorporar al plantel de Enfermería a la organización de trabajo por cohortes, como lo está haciendo todo el resto del equipo de salud, luego de elevar el firme reclamo de enfermería en este sentido”.

“Utilizamos el tiempo que nos da el avance enlentecido de los casos para articular, comunicar, entrenarnos y capacitarnos para enfrentar este desafío en una acción articulada entre todas y todos los que conformamos el equipo de salud” y en ese marco “pedimos que se refuercen las acciones de Protección y Control de Infecciones, como indica la Organización Panamericana de la Salud (OPS), como paso previo a la aparición de casos”, expresaron.

“En la comunicación de decisiones y normativas es donde aún hay problemas, allí es donde se necesitan respuestas extraordinarias, porque falta un cambio cultural en la institución, el modelo de conducción hegemónico muchas veces entorpece la comunicación y resiente la capacidad de resiliencia del equipo de salud. La pandemia nos encontró fragmentados, precarizados, con salarios depreciados sin una dotación adecuada de personal y con un equipo de salud claramente dividido”, advirtieron.

Y en este sentido, remarcaron que “es necesario que las decisiones se tomen en forma interdisciplinaria y que podamos las y los trabajadores aportar y consensuar de qué manera nos  vamos preparar  para  afrontar lo que viene”.

Por último, destacaron que “de acuerdo a un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de marzo de 2020, además de las medidas de distanciamiento, la resiliencia del sistema de salud salva vidas. La resiliencia de un sistema de salud es su capacidad de absorber perturbaciones y de responder y recuperarse mediante la prestación oportuna de los servicios necesarios. Es la capacidad de los actores de salud, las instituciones y las poblaciones, de prepararse para afrontar situaciones de crisis y responder eficazmente a ellas, manteniendo las funciones básicas”.

“La reciente experiencia con el nuevo coronavirus (SARS-Cov2) ha demostrado que en la letalidad del cuadro clínico influye en forma decisiva la capacidad de respuesta de la red asistencial, especialmente la identificación temprana de casos, y disponibilidad y acceso a cuidados críticos proporcionados por personal de salud suficiente y competente”, finalizaron.

1.031visitas

Comenta con tu cuenta de Facebook