Tornado en San Justo, Santa Fe

Actualidad Sociedad

El Tornado de San Justo fue un tornado categoría F5 que afectó a la ciudad argentina de San Justo (provincia de Santa Fe) el día miércoles 10 de enero de 1973, causando 63 muertes, más de 200 heridos y millones de pesos en pérdidas materiales. Es el único tornado de tal magnitud registrado en la Historia no solo de Sudamérica, sino de todo el hemisferio sur. Este tornado fue estudiado por Tetsuya Fujita (uno de los creadores de la escala Fujita-Pearson) y lo calificó como el tornado más intenso registrado fuera de los Estados Unidos. 

San Justo (provincia de Santa Fe) es una ciudad de 28 700 habitantes, cabecera de un departamento de 50 000 personas. Está emplazada en un terreno alto, con riego y tierra rica en humus.

Después de una mañana de un intenso calor, al mediodía se vieron pasar enormes nubes torrecúmulos.

Cerca de las 13:00 cayeron algunos chaparrones aislados, debido al alto contenido de humedad relativa y a la extrema inestabilidad que había.

Después de las 14:00 algunos percibieron una pestilencia como de azufre. A las 14:15, en las inmediaciones de las vías del Ferrocarril General Belgrano, en pleno campo, se formó un tornado que en menos de 2 minutos alcanzó la categoría F5. El tornado duró unos 7 minutos. Se desplazó unos 1500 m hacia el sur, devastando todo a una anchura de 300 m, una cuadra a cada lado del bulevar Roque Sáenz Peña, que cruza la ciudad de norte a sur.

En el hemisferio sur nunca se había registrado un tornado tan fuerte. ​Los registros de tornados datan de fines del siglo XIX.

Durante el fenómeno

El tornado succionó casi toda el agua de una laguna cercana.

Según los testigos, la tierra temblaba como si un avión a reacción estuviera aterrizando sobre las viviendas.

El tornado cambió de color: comenzó con una coloración violácea, para después en plena acción devastadora se tornó rojizo (debido al contenido de polvo de ladrillo de los escombros).

Un automóvil que se encontraba estacionado frente a un hotel apareció convertido en chatarra sin motor a 300 m, otros vehículos por la presión del viento se encontraron totalmente destruidos e irreconocibles.

Un remolque con piso metálico fue sepultado en una zanja de dos metros de profundidad.

Un carro para reparto de soda, fue arrojado 300 m de donde se encontraba, golpeó contra una casa de dos plantas. El caballo que lo remolcaba quedó vivo, sobre la copa destrozada de un eucalipto.

Wikipedia

846visitas

Comments

Comentarios