PASO 2019: Línea de largada

Cierran las listas de candidatos este fin de semana que prometen ofrecerles a los ciudadanos las ideas que podrían llevar a la población en su conjunto las soluciones necesarias  para vivir mejor de lo que hasta hoy viven los argentinos.

 

Por Eduardo Valfierno.
 
En la escudería FF han tenido un difícil equilibrio para ubicar a los exponentes precisos que le brinden la cantidad de apoyos o de votos que requieren para ganarle al mejor equipo de los últimos 50 años, que es liderado por el presidente de todos los argentinos y  que demostró hasta la fecha que sabe a la perfección desarrollar la ingeniería electoral que le permite ganar elecciones, y a las pruebas me remito, nunca perdió.
Este equipo de dirigentes frescos que en 2015 que vino a cambiar la vida de los argentinos, lo viene realizando aunque le falta en lo económico.
La gobernabilidad es lo que mejor sabe hacer Mauricio Macri si lo comparamos con el último gobierno de Cristina Fernández, la ex presidenta ejerció su mandato en forma vertical, en el congreso tuvo mayoría propia logrando la suma del poder público, la soja con los mejores precios de la historia, logrando un ingreso de dólares nunca antes visto y el reacomodamiento natural de la dirigencia política que para tener su coparticipación tenía que realizar gestos de adoración para que se cumpliese, asimismo, en términos partidarios la verticalidad lucia como la única forma de conducir, dejando debajo de la alfombra la disidencia como elemento de construcción, resumiendo diríamos en el barrio, en el truco con cartas gana cualquiera.
 
Si esta postal de situaciones las comparamos con la era de Mauricio Macri el escenario es diferente, sin mayoría en las cámaras,  con un frente de múltiples ideas y confrontaciones por las mismas, entre ellas las del aborto legal,  logrando en forma recurrente el equilibrio mostrando la capacidad de conducción, con la soja al 50%  menos comparada a los años anteriores, déficit acumulado donde los dos tercios de la población cobra del estado y donde los gremios luciendo sus cucardas son repelidos por la sociedad que esta cansada de sus pretensiones incumplibles, por ejemplo, citamos a China que se convierte al capitalismo y nosotros en argentina no podemos cambiar una convención colectiva de trabajo donde a un empresario le paran la producción porque los empleados no tienen los viernes el sachet de leche para cambiar en el almacén por cigarrillos o en su defecto por lo que fuese. Macri gobierna en un contexto hostil, y gobierna sin explosiones sociales, sin asaltos a supermercados, sin conflictos masivos, aunque si en una tensa paz que espera ser resuelta en estas elecciones de 2019, diríamos en el barrio que Macri está jugando al truco sin cartas y puede ganar.
 
Estas condiciones deberían ser evaluadas a la hora de votar y elegir el país que queremos, nuestra responsabilidad tiene que ver con poner de nosotros para lo que viene, no se puede estar pensando que la única manera de vivir es consumiendo, gastando, “teniendo”,  sin poner nada a cambio,  porque así lo hicimos y así nos dejaron para volver a intentar lo mismo, con la diferencia sustancial que ahora no tenemos dinero, si pretendemos ser una nación pujante no podemos pretender fútbol para todos como política de estado. 

Comments

Comentarios