Identidad Vecinal y el recreo de verano para los mas chicos

LOS CHICOS DE IDENTIDAD VECINAL DISFRUTAN DE LA PILETA

Cae la tarde después de una jornada llena de sol y alegría para trescientos chicos y muchos adultos que llegaron a un predio hermoso y completo del que serán amos y señores por tres días y dos noches de campamento.

Atrás quedan por unos días esas calles intransitables de tierra y barro de sus barrios olvidados por el municipio.

Estos días no serán invisibles, de eso se trata el primer campamento infantil de verano organizado por Identidad Vecinal.

Nuestra organización sigue demostrando que mas allá de las adversidades, cuando los proyectos se piensan con amor, compromiso, trabajo y sobre todo, con la unión de todos, se logran resultados que superan lo imaginado.

Corrieron y se divirtieron jugando fútbol infantil en canchas de césped, que no son nuestros baldíos escasos de espacio verde, y el resultado que los hizo ganadores fue llegar y estar ahí, compartiendo con otros como ellos, de lugares como los de ellos, de otros merenderos, de otros proyectos de Identidad Vecinal.

Lo que descubren al llegar supera lo que esperan, cada día nuevas experiencias.

La estadía es un firmamento de estrellas, atendidos por los dueños del amor infinito a los niños, otros actores importantes de esta inolvidable experiencia, los adultos acompañantes voluntarios, los que trabajan con ellos mismos todo el año, que se esmeran por darles una estadía de respeto, cariño, afecto y cuidados demostrándoles otra vez que son importantes y valiosos.

Así seguimos ganando pequeñas batallas de honor y dignidad, así logramos elevarnos, estas son nuestras respuestas y nuestras propuestas, trabajo, esfuerzo, unidad, sentido de pertenencia, valores, orgullo.

Abre las mañanas un dulce humilde pero muy apreciado desayuno en el completísimo salón comedor del que dispone el predio, que no se parece en nada a nuestros espacios comunitarios vecinales salvo por el real compromiso con los peques que flota en el aire, lo mismo sucede con la merienda.

La convivencia, las normas, el respeto comienzan a experimentarse desde lo más mínimo y desde las primeras horas hasta la noche cuando todos se van a la cama, a una cama con colchones donde en muchos casos por primera vez los chicos duermen sin tener que compartir cama, o sin tener que hacerlo en el piso.

La inmensa mayoría de ellos por primera vez tienen sus vacaciones de verano, la mayoría de ellos por primera vez viven actividades como las que se preparan para ellos de recreación y deporte, de títeres, de karaokes, de concursos de coreografías, de cine en pantalla gigante y bajo un hermoso cielo que parece estar decorado para nosotros.

Muchos de ellos por primera vez se duchan en un baño con todas las instalaciones y por primera vez usan una ducha.

Así van disfrutando a full del fogón nocturno, del cine infantil nocturno, del concurso de karaoke, del concurso de coreografías y hasta por primera vez en su vida de una matinée de boliche en un gran salón completamente ambientado para ello.

Disfrutan, se entretienen y se divierten pero también aprenden cuestiones de vida como el orden, el cuidado de su higiene personal y del lugar donde habitan.

Experimentan una novedosa libertad con responsabilidad, que no son los deberes escolares o las obligaciones de ser adultos frente a sus hermanos menores cuando papá o mamá no está en casa por su trabajo.

Está claro que aquí no está sucediendo otra cosa que el cumplimiento de un derecho adquirido y universal para los chicos, pero decir eso sería injusto si no decimos que llevamos años sin que se les cumpla a los nuestros.

Por eso es justo reconocer primero que nada el esfuerzo y el compromiso de los vecinos, papás y mamás que se jugaron en esta audaz iniciativa con tanta seriedad y responsabilidad.

Pero también debemos reconocer y agradecer la desinteresada ayuda de la Ministra Carolina Stanley que tomó la decisión de facilitarnos este hermoso predio Ce.Re.Na. del parque de Ezeiza y a gente de su equipo como Victoria Gorleri, Alejandra Cedrola, Carlos Pedrini, Tomas Elizalde y otros que nos garantizaron muchas cosas necesarias.

De corazón también debemos agradecer a los amigos del mundo privado por sumarse a esta nueva hazaña, a este gran esfuerzo, con sus aportes de alimentos y otros recursos.

De aquí se irán un poquito más tolerantes, algunos de ellos un poquito menos resentidos al saber que el mundo de los adultos no es siempre hostil hacia ellos, al igual sabrán un poquito más que la naturaleza es hermosa y que no todo es cardos, barros o inundaciones.

Se irán sabiendo, espero, que merecen felicidad, cariño y bondad, que son personas con derechos y con responsabilidades acordes a su edad.

Se irán plenos y ojala empachados de energías y recuerdos positivos para permitirse soñar un futuro distinto a sus presentes y con un modesto ejemplo de que la unión de la gente es poderosa para transformar su propia realidad.

Que privilegio para nosotros poder ser parte de una Identidad que crece de atrás hacia adelante

COMUNICADO DE IDENTIDAD VECINAL, PARTIDO DE LA MATANZA.

Identidad Vecinal
Facebook: Identidad Vecinal
Twitter: #identidadvecina

Comments

Comentarios