El INTA premió a Bromatología de La Matanza

Noticias Politica Salud Sociedad

EL PROYECTO GANADOR FUE DE LA MATANZA

El INTA premió a Bromatología de La Matanza por crear un método para clasificar el riesgo sanitario en establecimientos alimenticios que servirá para todo el país.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Fundación ArgenINTA entregaron el XIV Premio a la Calidad Agroalimentaria a una investigación hecha en La Matanza que generó una “clasificación y categorización por riesgo sanitario de establecimientos elaboradores de alimentos”.

El proyecto ganador fue presentado por un equipo de profesionales de La Matanza, encabezado por la directora de Bromatología, Mónica López. “Se trata de un sistema moderno de fiscalización de establecimientos elaboradores de alimentos basado en la evaluación de riesgo sanitario de cada uno, asociado a la inocuidad de los alimentos, con una fuerte tendencia a sustituir un planteamiento meramente punitivo (multas, clausuras) por un enfoque preventivo y de promoción de la salud”, explicó la especialista.

La importancia de este aporte a la salud pública radica precisamente en el potencial para evitar graves enfermedades e incluso muerte que se producen constantemente por el consumo de alimentos contaminados. “Unas 420.000 personas mueren en el mundo por año a causa de enfermedades transmitidas por alimentos (ETA) y de ellos, unos de cada tres son menores de cinco años. En la Provincia de Buenos Aires, según el Boletín Integrado de Vigilancia de la Semana Epidemiológica N°26 de este año, se reportaron 110.297 casos de enfermedades gastroentéricas por diarreas agudas, 3 casos de triquinelosis y 86 casos de Síndrome Urémico Hemolítico”, según detalla la investigación.

López explica que “la preparación y manipulación de los alimentos son factores claves en el desarrollo de las ETA, por lo que la actitud de los consumidores resulta muy importante para prevenirlas, es decir, los cuidados a la hora de comprar, de cocinar y de comer. Pero, antes que el comportamiento individual de los consumidores, un instrumento sanitario clave para reducir las enfermedades transmitidas por alimentos y reforzar los sistemas de inocuidad es el análisis de riesgos, que permite evaluar los posibles vínculos entre los riesgos existentes en la cadena alimentaria y los efectos para la salud humana, y de este modo, se tienen en cuenta una gran diversidad de elementos que intervienen en la toma de decisiones”.

Con este nuevo sistema creado a partir de esta investigación se podrá clasificar los establecimientos según la categoría de riesgo a la que pertenecen (bajo, mediano y alto riesgo), lo que permitirá a los responsables del control de alimentos de La Matanza optimizar la calidad de gestión. “Vamos a poder utilizar los recursos de forma óptima, priorizar las asignaciones y actuar con mayor rapidez en situaciones de riesgo, asegurando que aquellos establecimientos que poseen un riesgo mayor serán sujetos a controles más exhaustivos y con una frecuencia mayor”, indicó la directora de Bromatología de La Matanza.

 

Comments

Comentarios